Agua en el desierto

Alejandro Blitstein

miércoles, 27 de julio de 2022  |   

La reciente exposición universal de Dubai hizo hincapié en el manejo tecnológico y consumo responsable del agua.


Conectando mentes y creando futuro es el eslogan que posibilitó a los Emiratos Árabes ganar el concurso para organizar la Expo Dubai 2020 (realizada en 2021-2022 a raíz de la pandemia).

¿Qué es una Expo Universal como la que se realizó en Dubai? Estas exposiciones nacen en Londres en 1851 para presentar al mundo los logros e inventos para el futuro de la humanidad. Actualmente se realizan cada cinco años, y duran 180 días corridos. Y ocupan espacios tan grandes como ciudades, poniendo en jaque la sola idea de Arquitectura efímera. En la experiencia dubaití, en las 476 hectáreas del predio ferial ya se conformó una ciudad satélite a solo 48 kilómetros del centro urbano. 


El lema principal de Expo Dubai fue Conectando mentes y creando futuro. A la vez, se crearon tres sub-lemas: uno de ellos es Sustentabilidad. Todos los sub-lemas poseen su propio pabellón temático, y el de Sustentabilidad es llamado Terra. Foto: Alejandro Blitstein.

En fin, no quiero imaginar lo que debió haber sido el intercambio interdisciplinario entre política, cultura, economía, ciencia, Urbanismo y Arquitectura, para preparar el concurso con el que Dubai ganó el derecho a ser sede frente a otros países competidores. Y a su vez, luego de adjudicado, la cantidad de disciplinas que debieron intervenir para diseñar y urbanizar este gran evento construido en pleno desierto. A su vez, para la participación, Gobiernos e Instituciones de cada país están obligados a conformar grupos interministeriales de trabajo, explorando en su propia performance para encontrar aquellos sucesos o eventos que representen al país o que deseen proponer al mundo, siempre conectados a la temática de la feria que han elegido.


El interior del pabellón de Checoslovaquia. Foto: A. Blitstein.

Los profesionales de la arquitectura en estas exposiciones cargan en sus espaldas la responsabilidad técnica e integral de dar respuestas a todas las etapas de la Arquitectura efímera, desarrollo de los briefs, la articulación de la comunicación interna y externa, el diseño gráfico, la cartelería, activaciones, la selección de las tecnologías, desarrollos de videos, performances, la selección de las promotores o divulgadores, la indumentaria, la jardinería y parquización, la exposición de producto, el merchandising. Y la lista sigue. Esto nos obliga a ser interlocutores y participar en muchas disciplinas a la hora de dar respuestas profesionales. Y, sobre todo, a sumergirnos en ellas.

Cómo hacer la diferencia
La visita que me tocó realizar a la Expo Universal de Dubai me permitió ver un sinnúmero de oportunidades o soluciones a los dramas de esta humanidad, entre ellos, el del agua y su importancia para la vida humana. 

De las tres propuestas temáticas de Expo Dubai, la de Sustentabilidad abordaba específicamente el manejo del agua y su disponibilidad, haciendo hincapié en la necesidad de la innovación tecnológica de cara al futuro próximo. Recordemos que Dubai está emplazada en el desierto, un paisaje de condiciones extremas respecto a la problemática. 

El tema o sublema de Sustentabilidad indaga en esta pregunta: ¿nuestras decisiones, pueden cambiar nuestro mundo? Y demuestra que sí, que es posible, que solo es necesario indagar en nuestra relación con la naturaleza y en cómo podemos respetarla en nuestros consumos cotidianos. ¿Cómo lo hace? Por ejemplo, en el pabellón de Checoslovaquia, creando tecnología que toma agua de un aire cuya humedad es del 15%, y se utiliza para consumo. Recordemos: en el medio del desierto. Esta es una de las innovaciones más paradigmáticas que muestra la Expo: que esta necesidad básica de los seres humanos, tan vilipendiada, tan maltratada, puede manejarse mejor. Y que la Arquitectura (¿efímera?) es uno de los medios para hacerlo. O al menos, para demostrarlo.

Junto con el cono gigante con más de mil paneles solares y los “árboles de energía” (que rotan como girasoles siguiendo la luz solar, recogiendo al mismo tiempo energía bajo los pisos, ver foto), la Arquitectura del futuro toma forma (¿o función?). El pabellón temático de la Expo, dedicado a la Sustentabilidad, es un edificio 100% auto-sustentable, tanto al referirse a la energía como al manejo y provisión de todas las aguas. Agua y Energía, los grandes temas del futuro: es hacia donde la Arquitectura debe mirar para estar a la altura de sus tiempos. 


Los "árboles de energía", que rotan buscando la luz solar. Foto: Alejandro Blitstein

No hay una única solución
Las exposiciones universales se organizan a través de pabellones por país o por lemas, que en el caso de Dubai fueron tres. Las naciones (pabellones de países) tienen la oportunidad de mostrar sus innovaciones y, sobre todo, sus soluciones a las problemáticas planteadas. Y los pabellones por lemas presentan temas más específicos. Para el tema del agua, les acerco una pequeña curaduría de los más interesantes y atinados.

  • Singapur: robots, la edificación de lo verde, desalinización

Singapur es un país de superficie pequeña (solo 15.000 km2), y una alta densidad. El punto de partida, el desafío que plantearon ellos fue cómo resolver la superficie del verde y la provisión de agua del propio pabellón. En Singapur, el espacio verde es un bien preciado, y las autoridades obligan a tener superficies mínimas de plantas, multando a quienes no la tienen o está por debajo de los estándares. Esto se mantiene cuando reciclan edificios o desarrollan nuevos.

El pabellón de Singapur se diseñó como un edificio/parque, con paseos, puentes, pasadizos con todo tipo de plantas que, gracias a la generación con energías alternativas del clima ideal para esas plantas, muestra que el control climático de los espacios abiertos es posible incluso en lugares desérticos como Dubai. Se desarrolló un robot que recorre la superficie donde se ubican las plantas, analizando temperatura y humedad y, mediante programas informáticos, controlan diferentes tipos de riego automático que necesitan esas plantas. Además, el agua utilizada llega desde el mar y se desaliniza para ser usada como comestible, para riego y para ambientar agradablemente en sitios de oficinas o por donde se desplaza el visitante. Incluso se recicla la propia agua utilizada.

  • Checoeslovaquia: agua  en el desierto

El país presenta un experimento que parece pequeño pero, considerado con detenimiento, es gigante: una máquina de riego que se coloca, cual container, en el desierto y genera agua, aprovechando el apenas 15% de humedad del ambiente, para dar vida a un pequeño centro de trabajo o de investigación en dicho clima adverso. Me recuerda a la película Interestellar, donde los protagonistas vivían en containers autosuficientes.

  • La gran cascada

Este gigantesco punto de interés, de casi diez mil metros cuadrados, es literalmente una cascada artificial de enormes proporciones. Forma parte de la propuesta urbana de la Expo para convidar a los visitantes un lugar para refrescarse y divertirse. Se trata de un área circular, rodeado de muros curvos donde se desliza agua de forma intermitente y sorpresiva, controlado por un sistema inteligente, que además posibilita la inserción veloz del agua camino al reciclado, para luego volver a caer, algo absolutamente necesario por la rápida evaporación del agua por las altas temperaturas. 


La Gran Cascada, un espacio de esparcimiento para los visitantes. Foto: Alejandro Blitstein.

  • Misión Posible, otro sub-lema de la Expo. 

Este stand temático ofrece ideas o negocios para mejorar la vida de la gente. Un punto importante para la sostenibilidad, dado el sistema económico en el que estamos inmersos, es la necesidad de que una inversión tecnológica sea factible de realizar, que sea un buen negocio. El pabellón toma esto como punto de partida y nos cuenta todo tipo de oportunidades de negocios sustentables que mejoran la vida de las personas. Y como ejemplo, muestra el caso de un emprendimiento en una pequeñísima aldea en las altas cumbres de de los Andes, donde se desarrolló un sistema muy simple de telas extendidas para aprovechar el choque de las nubes y capturar agua para consumo y riego para generar alimentos.